Aparte de ser competitivo y de que el mercado te favorezca, existe un dogma, no menos importante para los negocios, que es que las amenazas o limitaciones disminuyan para consolidar un proyecto.

Cuando la innovación se convierte en necesaria e imprescindible para conseguir la excelencia de nuestro producto o servicio, exige una planificación a largo plazo de las inversiones, una política clara de selección de investigación y un apoyo constante de la Universidad o centro de innovación.

Por ello la innovación debe formar parte de la agenda política, social y económica de cada territorio y ponerse en marcha a través de consensos sobre su utilidad, evitando la repetición descontrolada e ineficiente de las mismas ideas.

Debemos integrarnos en plataformas europeas para aspirar al deseado 2% de PIB en innovación, aumentar el tamaño de las empresas, dotar presupuestariamente al Estado con fondos suficientes para políticas sostenibles a medio y largo plazo y un programa de cualificación para el empleo realmente efectivo.

Fuente: http://eldia.es/criterios/2017-04-09/40-transferencia-innovacion-util-empleo.htm

Advertisements